Por qué debemos cuidar la transmisión de nuestra bicicleta

Facebook Twitter Instagram YouTube
Compartir:

Uno de los componentes más importantes en nuestra bici es la transmisión por lo que debemos controlar su desgaste para alargar su vida útil, dándole el mantenimiento adecuado para que su funcionamiento sea el óptimo.

En una transmisión de bici hay cuatro elementos básicos que se encuentran sometidos al desgaste por el uso y son:

1. El casete.
2. Los platos.
3. Las Poleas o rondanas
4. La cadena

Cada uno de estos elementos tiende a desgastarse de manera diferente y nosotros mismos podemos hacer que ese desgaste sea el mínimo realizando un mantenimiento adecuado de toda la transmisión y haciendo los cambios de manera correcta.

La Cadena (The Chain)

Cadena
Cadena

Comenzaremos por la cadena que es el elemento de mayor desgaste y el que se reemplaza con mayor frecuencia. Una cadena desgastada es muy difícil de ver a simple vista. El estiramiento, es el desgaste principal que sufre la cadena y este es producido por la holgura que se forma entre sus eslabones.

Una cadena desgastada ocasiona que el cambio deje de ser suave y nos comience a dar problemas, desgastando el casete y los platos, piezas que son mucho mas caras que la propia cadena.

Según la norma estándar indica que una cadena se debe cambiar cada 2000km de uso, pero eso depende de varios factores que deben considerarse como por ejemplo la calidad de la propia cadena, o sea, el material y la tecnología con la que fue fabricada, el uso que le damos, es decir, si rodamos con barro o mucho polvo, o por el contrario, si mantenemos la cadena siempre limpia y lubricada después de cada salida a rodar.

La manera de medir el desgaste y por tanto el estiramiento de nuestra cadena es usando la herramienta que se muestra en la siguiente imagen:

Herramienta especial que mide la distancia entre los eslabones de la cadena

Esta herramienta se utiliza colocándola sobre la cadena y verificando la distancia que existen entre los eslabones de la siguiente manera:

Si la herramienta no entra en la cadena como se muestra en la imagen significa que la cadena aun no ha sufrido desgaste por lo tanto no hay estiramiento de esta. Si por el contrario, la herramienta entra entre los eslabones significa que la cadena ha sufrido desgaste y por consiguiente estiramiento entre sus eslabones, por lo que es recomendable hacer una revisión del casete, platos y rondanas.

El Casete (The Sprocket)

Casete de 12 pasos

El casete o piñones sufren un mayor desgaste en la parte trasera de sus dientes debido a que estos son empujados por la cadena y esta al irse estirando va limando y desgastando los dientes del casete y generando una rebaba hasta provocar saltos de la cadena y falta de tracción cuando se imprime fuerza en el pedaleo.

Por lo tanto una cadena nueva en un casete desgastado no soluciona el problema de los brincos y probablemente se tenga que remplazar el casete por uno nuevo.

Los Platos (The Chainrings)

Plato desgastado

El desgaste en los dientes de los platos es distinto, ya que estos se van afilando. Mientras que en un plato nuevo los tienes tienen una forma especifica dependiendo si es mono o bi plato, en uno desgastado se ven los dientes afilados y en forma de picos.

Plato nuevo vs plato desgastado

Con un plato desgastado la cadena tiende a saltar de la misma manera que con el casete, y además se corre el riesgo de que la cadena se salga de los dientes y en alguna pedalada en donde se imprima fuerza puede llegar a salirse de los platos en su totalidad. 

También  una pedalada en falso mientras estamos ascendiendo con pedales automáticos o cuando nos ponemos de pié para imprimir velocidad puede provocarnos un fuerte golpe o una dolorosa caída.

Las Poleas (The Polleys)

Polea de titanio con balero de cerámica de alta velocidad

Estas poleas o rondanas son conveniente cambiarlas cuando cambiamos la cadena o el casete de nuestra bici, cuando presentan desgaste o cuando llegan a quebrarse.

Son elementos relativamente económicos dependiendo de la calidad de los materiales con los que están hechas pero que afectan el rendimiento significativamente

En la siguiente imagen se puede ver la manera en que se ve una polea nueva y una desgastada:

Polea nueva vs polea desgastada

Al igual que los platos también las poleas, cuando la cadena ha sufrido estiramiento por desgaste, se van afilando sus dientes hasta que la cadena deja de pasar por la polea y termina fuera de ella. Esto ocasiona el roce de la cadena con la pata del desviador y por lo tanto va desgastando la pata y puede llegar a partirse dejando el desviador inservible y remplazándolo por uno nuevo.

También hay que estar atento ante posibles fisuras de las poleas y comprobar que estas giren perfectamente y no haya ningún tipo de atasco ni suciedad en ellas.

Conclusión

Como se ha explicado, la transmisión de nuestra bici es súper importante debido a que los componentes que la integran trabajan en conjunto, por lo tanto, debemos verificar de manera constante que todos sus elementos funcionen perfectamente y proporcionarle el mantenimiento adecuado necesario para alargar sus horas de vida y así, nuestras horas de diversión arriba de la bici.

Saludos a todos y nos vemos en la próxima.

Compartir: